lunes, 3 de septiembre de 2018

Presa de Olloki: comienza el derribo

La piqueta entra de nuevo en el valle del Leitzaran, atentando contra un bien cultural y patrimonial propiedad de toda la sociedad.

Esta vez le toca el turno a otra presa o azud del propio río Leitzaran: la presa de Olloki. Si pincháis en en enlace se pueden ver algunas de sus características: fue la presa de la ferrería de Olloquiegui, y se aprovechó luego para una central hidroeléctrica subterránea. Además de su pasado histórico, su particularidad más destacable es que se trara de una presas de arco con estribos, diseñada según las pautas del vizcaíno Pedro Bernardo Villarreal de Bérriz, autor de un afamado libro en el que, entre otros temas, abordaba la construcción de presas hidráulicas.

El derribo se está perpetrando dentro del proyecto Life Irekibai, y sus ejecutores son Ura (Agencia Vasca del Agua) y la Diputación Foral de Gipuzkoa. Su propósito es la permeabilización del río para la fauna acuática, finalidad con la que estoy totalmente de acuerdo. El problema radica en el concepto de permeabilización de Ura y del departamento de Medio Ambiente de la diputación: tirar todo completamente, a matarrasa, sin importar que sea un bien patrimonial. Existen otros medios alternativos menos agresivos.


¿Medio Ambiente 1 - Cultura 0? Por suerte no, en este caso. Gracias a una alegación presentada por el autor de estas líneas, y a un informe de la Dirección de Patrimonio Cultural del Gobierno Vasco, hemos conseguido que el derribo de la presa sea sólo parcial. Se eliminará la parte superior, añadida a principios del siglo XX y que no presenta un interés especial, y se conservará algo más de media presa original, incluido el estribo central, consolidando sus restos. Menos da una piedra.

Las máquinas ya han empezado su trabajo (en la última semana de agosto), abriendo un boquete en el centro de la parte superior de la presa, para rebajar el nivel del curso de agua y proceder a la extracción de los sedimentos acumulados en la presa. Sólo nos queda rezar para que al palista de turno no se le vaya la mano.

miércoles, 4 de julio de 2018

Artola-borda: curiosos restos de un horno

Me he topado recientemente con lo que fue un horno, muy cerquita del arroyo Ubaran o Ubane, afluente del Leitzaran. Realmente queda muy poco, por lo que suele pasar totalmente desapercibido, pero me parece lo suficientemente interesante como para reseñarlo.

Lo he llamado horno de Artola borda 1 por su proximidad al caserío del mismo nombre, cuyas imponentes ruinas siguen vigilando el camino que pasa por la zona (y el 1 es porque cerca hay más hornos, que otro día publicaré).

Junto al caserío hay un largo murete de piedra (tiene 100 metros de largo). En una zona de esta tapia hace algún tiempo que localicé unas piedras singulares, pues tenían el aspecto de estar derretidas en parte. Luego me enteré de que se trata de una vitrificación, o fusión, de la sílice superficial de las piedras. Tirando del hilo conseguí localizar dónde se había producido dicho fenómeno: un antiguo horno.


Se da además la circunstancia de que muchas de esas piedras tienen escorias de hierro adheridas en su superficie, lo que introduce dudas sobre la naturaleza del horno. El investigador Xabier Orue-Etxebarria me ha sugerido que podría tratarse de un horno de reducción de mineral de hierro, que él llama hornos vascos. No deja de ser una posibilidad a tener en cuenta.


domingo, 1 de julio de 2018

Errezuma: Unas ruinas grandiosas

Os propongo conocer un txoko que, a pesar de lo escondido que parece, se encuentra realmente a mano. Se trata de las ruinas de lo que en su día fue la ferrería de Errezuma, en Leitza.

Como todas las ferrerías que han conservado importantes restos de piedra, estos suelen ser del siglo XVIII (de hace unos 250 años). En esta ferrería se hizo luego una intervención a principios del siglo XIX para aprovecharla como fábrica de papel. Entre los cambios que se hicieron hay uno que llama poderosamente la atención, pues imprime un carácter espectacular a estas ruinas: un hueco rematado por un impresionante arco gótico. Detrás de él van desplegándose las viejas paredes de lo que en su día fue una ilusionante industria.


Muy cerca, subiendo cien metros por la carretera, veremos la presa de la ferrería, que también tiene su aquel. Es una presa del tipo denominado de arco con contrafuertes, que popularizó el vizcaíno Pedro Bernardo Villarreal de Bérriz.

La ferrería ya estaba en funcionamiento en el año 1349, así que estamos ante casi quinientos años de industria.

Cerca está también la presa (y unas casi invisibles paredes) llamada “del batán”, pues en esa pequeña fábrica se elaboraban tejidos de lana, entre otros los “kapusais” o capas que usaban los pastores antiguamente.

Para acceder a Errezuma, desde el centro de Leitza se toma la carretera en dirección a Huitzi y Lekunberri, y a un kilómetro se toma el desvío a la izquierda que nos lleva al barrio de Erasote. Un par de kilómetros más y estamos en el puente de acceso al caserío Errezuma (conviene dejar el coche en la misma carretera, en una amplia curva cien metros más arriba).

sábado, 2 de junio de 2018

Ferrería de Inturia: aparece un nuevo tramo del canal

Hace poco comentaba en este blog la aparición de buena parte del canal de la antigua ferrería de Inturia, como consecuencia positiva de la demolición de la presa de Inturia (en el río Leitzaran).

Con el paso del tiempo, y con la inestimable ayuda de alguna riada, el paquete de sedimentos de la presa que está aguas arriba del canal se está desmoronando poco a poco. Debido a ello ha quedado a la vista un nuevo pedacito del canal, un muro de mampostería de unos diez metros, algo más arriba del canal que ya conocíamos.

Más arriba todavía está apareciendo una especie de muro o pared, pero a un nivel algo superior al del canal. Con el tiempo veremos qué relación guarda con éste.

Se intuye que la presa (que casi seguro era de madera) debió de estar en la curva del río, por donde el último trecho de canal que ha aparecido, aunque probablemente no quede ningún vestigio.

Esos sedimentos de la orilla izquierda, que están depositados contra el monte, irán desmoronándose, lenta pero inexorablemente. Veremos qué novedades aparecen.

domingo, 27 de mayo de 2018

Curiosa jaula en el Leitzaran

Hace poco me encontré, en uno de esos sitios cercanos al Leitzaran pero por donde nunca pasa nadie, una pequeña construcción que, en principio, es algún tipo de jaula.

Se trata de un recinto construido con una red metálica de varillas soldadas que forman cuadrados de 8 cm de lado. La planta es cuadrada, de 3 metros de lado, y tiene 1,5 metros de alto. En su interior hay una caja de madera de 1,1 por 0,5 metros y 60 cm de alto, con un orificio circular de 15 cm de diámetro, a modo de segunda jaula o refugio.


En un lateral de la jaula metálica hay colocada una cámara de fotos, marca Bushnell, modelo 119776. Con un sensor de 3 MP es capaz de capturar fotos y vídeo tanto de día como de noche (por infrarrojos).

En toda la periferia de la jaula externa no he visto ningún orificio mayor que los 8 cm del enrejado, por lo que deduzco que al animal o animales los introducirán manualmente (¿por el techo?). El tamaño del animal tiene que ser tal que no quepa por los cuadrados de 8 cm, pero sí por el redondo de 15 cm, pues se supone que tiene que poder entrar en la jaula interna.

Se me escapa totalmente la finalidad de esta jaula. Lo único que se me ocurre es que metan algún bicho, para grabar sus reacciones ante posibles "visitantes" que acechan desde el exterior.
En cualquier caso, está claro que durante la duración del estudio tendrían que visitar periódicamente la jaula, para mantener y dar de comer a los animales del interior, y para retirar la tarjeta con fotos y vídeos de la cámara.

Si algún lector puede ampliar esta información...

Actualización 28/5/2018: Estas jaulas las instalaron el año pasado en varios puntos del Leitzaran para la reintroducción del visón europeo en el hábitat de este valle.

Información más completa:
https://www.youtube.com/watch?v=F4ExpumBGHk


sábado, 28 de abril de 2018

Aguas privadas

El concepto del agua como bien público no ha sido siempre como lo entendemos ahora, y no hace falta remontarse mucho en el tiempo. Como muestra, un botón.

El cartel de la fotografía puede datarse hacia los años cuarenta del pasado siglo. Reza lo siguiente (por si no lo apreciáis bien en el cartel): "Aguas privadas. Se prohíbe la pesca y el paso".

El autor del cartel no sólo se atribuía el uso o aprovechamiento de cierto curso de agua (que sí lo tenía), sino que también se sentía propietario de la misma. Menos mal que los tiempos han cambiado.

Esta joya la colocó la empresa Iberduero (actual Iberdrola) junto al canal de su central eléctrica de Leitzaran, en el lugar denominado Oizin. Me lo encontré hace poco, tirado en el suelo en una vaguada unos cien metros más abajo.


lunes, 29 de enero de 2018

Posible nueva haizeola en el Leitzaran

NUEVO DESCUBRIMIENTO EN EL LEITZARAN

Ayer se me ha aparecido (literalmente) un nuevo escorial o zepadi en el valle del Leitzaran guipuzcoano: el zepadi de Oizin. Con la particularidad de que este escorial (al igual que el zepadi de Urlio) no está en la orilla de un río, y no hay ninguna duda de que se corresponde con una haizeola o ferrería de monte (y no una hidráulica).

El escorial tiene buen tamaño, unos 10x40 metros, y las escorias son bastante representativas de cómo eran las escorias de una haizeola.


No he podido localizar por el momento dónde pudieron estar el horno u hornos. Es posible que alguna prospección o excavación permita hacerlo en su día.

Como de costumbre, buscando otra cosa (un camino de hace unos cien años) me tropecé con estas escorias. Serendipia.