jueves, 28 de noviembre de 2019

Siguen demoliendo la presa de Olloki

Continúa la saga del derribo de la presa de Olloki.

El pasado 10 de septiembre se reanudaron los trabajos comenzados el año pasado (que han durado hasta el 19 de noviembre). Se ha desmontado toda la mitad derecha de la presa, incluida la escala de peces. La parte de la presa que se va a mantener (gracias a una alegación presentada por el autor de estas líneas, y a un informe de la Dirección de Patrimonio Cultural del Gobierno Vasco) la han cubierto en buena parte con cascajo del río, imagino que para darle una cierta protección. Y la sección o perfil de la presa la han tapado con una ligera capa de cemento.


El estribo o contrafuerte central tiene deteriorada su parte superior, en parte porque durante un año ha estado cayendo encima el agua de la presa con todos los materiales que arrastraba. Las piedras que faltan se encontraban hasta hace un año en el lecho del río, unas decenas de metros aguas abajo. Incluso se veían piedras de la chapadura o coronación del estribo, con sus orificios para los grampones de hierro que las sujetaban.

Lo lógico hubiera sido recuperarlas y, una vez finalizadas las obras, restituirlas a su lugar. Pues bien, ahí se han quedado, en el fondo, tapadas por todos los derrubios que ya comienzan a extenderse aguas abajo procedentes de la colmatación de la presa.

Porque ese es otro asunto. Si los sedimentos de la presa de Inturia han ocasionado (y siguen haciéndolo) rellenos problemáticos de las pozas del río, imaginaos la que se avecina con los de la presa de Olloki. Esos derrubios deberían haberse extraído y depositado en algún lugar apropiado. Pero ¿cómo ahorrar dinero? dejándolos donde están, que el río ya los irá bajando.

Bueno, ya basta por hoy, pero prometo seguir dándoos la chapa.

jueves, 3 de octubre de 2019

Veinte años del Leitzaran en internet

El 16 de septiembre de hace veinte años publiqué por primera vez una página web sobre el valle del Leitzaran. Veinte años hablando de ferrerías, minas, prehistoria y otros temas.

Por ello he colocado una pequeña página para celebrar este 20º día del nombre:
Vigésimo aniversario de la página web sobre el Leitzaran
En ella hago una pequeña recopilación de lo acontecido en la web desde entonces. Mejor dicho, en los últimos diez años, pues la historia de su primer decenio puede consultarse aquí:
Décimo aniversario de la página web sobre el Leitzaran, donde doy unos cuantos datos que os sugiero leer.
La web del Leitzaran cumple diez años, donde hablo sobre la motivación de este sitio web y por qué tomé ciertas decisiones en cuanto a la publicación.
Y esta otra con motivo de celebrar 15 años:
Decimoquinto cumpleaños de la web del Leitzaran
¡Que disfrutéis de este sitio web y del Leitzaran!
¡Ah! Todo comentario, crítica, sugerencia, etc. será bienvenido.

viernes, 16 de agosto de 2019

Por los canales del Leitzaran

Os propongo un paseo para disfrutar de uno de los sitios emblemáticos del valle del Leitzaran: el canal de las mil escaleras (bueno, más exactamente de los mil escalones). Se trata del sendero balizado PR-Gi 161 Ruta del canal.
Es un recorrido cómodo que se puede hacer en cualquier época del año. Tiene cerca de doce kilómetros y se tarda algo más de tres horas en recorrerlo, ideal para una mañanera.
La ruta es circular, y comienza en Otegieta, donde hay parking para coches. Después de un tramo por la vía verde del Plazaola se sube por un camino forestal hasta alcanzar el canal de la central de Iberdrola, que seguiremos hasta su final. La travesía propuesta continúa hasta Txertota para bajar desde ahí al punto de partida, pero puede acortarse bajando por las mil escaleras para unirnos de nuevo a la vía verde.

Praxkuren borda
Y aquí tenéis el track para gps: pr-gi161-ruta-canal.gpx

miércoles, 20 de marzo de 2019

Errezuma: Unas ruinas grandiosas

Os propongo conocer un txoko que, a pesar de lo escondido que parece, se encuentra realmente a mano. Se trata de las ruinas de lo que en su día fue la ferrería de Errezuma, en Leitza.

Como todas las ferrerías que han conservado importantes restos de piedra, estos suelen ser del siglo XVIII (de hace unos 250 años). En esta ferrería se hizo luego una intervención a principios del siglo XIX para aprovecharla como fábrica de papel. Entre los cambios que se hicieron hay uno que llama poderosamente la atención, pues imprime un carácter espectacular a estas ruinas: un hueco rematado por un impresionante arco gótico. Detrás de él van desplegándose las viejas paredes de lo que en su día fue una ilusionante industria.


Muy cerca, subiendo cien metros por la carretera, veremos la presa de la ferrería, que también tiene su aquel. Es una presa del tipo denominado de arco con contrafuertes, que popularizó el vizcaíno Pedro Bernardo Villarreal de Bérriz.

La ferrería ya estaba en funcionamiento en el año 1349, así que estamos ante casi quinientos años de industria.

Cerca está también la presa (y unas casi invisibles paredes) llamada “del batán”, pues en esa pequeña fábrica se elaboraban tejidos de lana, entre otros los “kapusais” o capas que usaban los pastores antiguamente.

Para acceder a Errezuma, desde el centro de Leitza se toma la carretera en dirección a Huitzi y Lekunberri, y a un kilómetro se toma el desvío a la izquierda que nos lleva al barrio de Erasote. Un par de kilómetros más y estamos en el puente de acceso al caserío Errezuma (conviene dejar el coche en la misma carretera, en una amplia curva cien metros más arriba, donde está la presa).

martes, 12 de marzo de 2019

Barrenola: hallados restos de la presa y parte del canal

La ferrería de Barrenola, en el río Leitzaran, es una de las ferrerías hidráulicas más antiguas de este valle, pues data del siglo XIV. Antes de construirse la ferrería hidráulica, en Barrenola ya había haizeolas o ferrerías de monte funcionando.

Entre los escasos restos conocidos de esta ferrería estaban unos tramos del canal en su recorrido final. Unas escombreras (procedentes de la construcción del ferrocarril) taparon en su día buena parte de la zona, incluyendo esta parte final del canal.

El autor de estas líneas ha identificado una explanación existente en la zona como la parte superior del canal de la ferrería, en un recorrido de 140 metros. Se trata de una explanación a media altura entre la vía verde del Plazaola (antiguo ferrocarril Pamplona-San Sebastián) y el río, cuya cota es la misma que la de la parte de canal que ya se conocía. La explanación tiene unos dos metros de anchura, y está ligeramente hundida a veces en el centro, lo que es característico de los restos de antiguos canales.


Aún más: en el extremo del canal más alejado de la ferrería hay una estructura de piedras, bastante estropeada y de aspecto antiguo. Por el lugar en el que se encuentra, lo más probable es que se trate de restos de la presa de la ferrería, la que alimentaba de agua al canal. Es difícil saber si la presa era de piedra o bien de madera (lo más habitual en aquella época). En este último caso, estas piedras habrían formado parte de un estribo de la presa.

Seguiremos buscando cosas.

martes, 30 de octubre de 2018

Localizado el «austarri» del sel de Belazarreta

Ha aparecido otra piedra más. Se trata del austarri o mojón centrical de un sel (terrenos circulares, con condiciones de explotación especiales, originarios de la edad media), y que se puede atribuir con seguridad al sel de Belazarreta, en la zona elduaindarra del valle del Leitzaran.

Se trata de un bloque prismático de piedra caliza, de casi un palmo de lado y unos 30 cm de altura visible, hincado en el suelo. En su cara superior pueden verse algunos de los ocho trazos característicos de un austarri, aunque bastante deteriorados. No presenta más inscripciones.


Es muy probable que la piedra no se encuentre en su posición original. Por un lado, la orografía del lugar en el que está colocada así parece indicarlo, pues en la zona hay pendientes bastante elevadas. Por otro lado la colocación de la piedra en el terreno no parece muy firme, como habría que esperar si fuese su ubicación original. Estos mojones han solido ser reutilizados para otros fines, lo que posiblemente sea el caso (hay otros mojones de hormigón próximos).

Después de años de patear esta zona, al final he conseguido localizar el mojón aprovechando la reciente apertura o limpieza de unas pistas madereras en la zona (que, por cierto, se han cargado las ruinas de una borda próxima).

lunes, 3 de septiembre de 2018

Presa de Olloki: comienza el derribo

La piqueta entra de nuevo en el valle del Leitzaran, atentando contra un bien cultural y patrimonial propiedad de toda la sociedad.

Esta vez le toca el turno a otra presa o azud del propio río Leitzaran: la presa de Olloki. Si pincháis en en enlace se pueden ver algunas de sus características: fue la presa de la ferrería de Olloquiegui, y se aprovechó luego para una central hidroeléctrica subterránea. Además de su pasado histórico, su particularidad más destacable es que se trara de una presas de arco con estribos, diseñada según las pautas del vizcaíno Pedro Bernardo Villarreal de Bérriz, autor de un afamado libro en el que, entre otros temas, abordaba la construcción de presas hidráulicas.

El derribo se está perpetrando dentro del proyecto Life Irekibai, y sus ejecutores son Ura (Agencia Vasca del Agua) y la Diputación Foral de Gipuzkoa. Su propósito es la permeabilización del río para la fauna acuática, finalidad con la que estoy totalmente de acuerdo. El problema radica en el concepto de permeabilización de Ura y del departamento de Medio Ambiente de la diputación: tirar todo completamente, a matarrasa, sin importar que sea un bien patrimonial. Existen otros medios alternativos menos agresivos.


¿Medio Ambiente 1 - Cultura 0? Por suerte no, en este caso. Gracias a una alegación presentada por el autor de estas líneas, y a un informe de la Dirección de Patrimonio Cultural del Gobierno Vasco, hemos conseguido que el derribo de la presa sea sólo parcial. Se eliminará la parte superior, añadida a principios del siglo XX y que no presenta un interés especial, y se conservará algo más de media presa original, incluido el estribo central, consolidando sus restos. Menos da una piedra.

Las máquinas ya han empezado su trabajo (en la última semana de agosto), abriendo un boquete en el centro de la parte superior de la presa, para rebajar el nivel del curso de agua y proceder a la extracción de los sedimentos acumulados en la presa. Sólo nos queda rezar para que al palista de turno no se le vaya la mano.