lunes, 16 de enero de 2017

Caminos antiguos: Inturia a Olloki

Os propongo un paseo entre las ferrerías de Inturia y Olloki (ahora que las zarzas están agachadas), que discurre aproximadamente por donde el antiguo camino que las unía.

Como sabéis, en las últimas décadas se han hecho numerosas pistas forestales, que muchas veces “pisaban” el camino antiguo y otras lo arrinconaban de tal forma que muchas veces es irrecuperable. En estos casos generalmente la mejor opción es circular por pistas, tratando de seguir lo más fielmente posible el recorrido original.

En este paseo, en un recorrido de cuatro kilómetros conseguiremos andar durante uno por el camino carretil antiguo. Ya no pasa por él prácticamente nadie; tendréis el privilegio de sentiros casi exploradores.

domingo, 15 de enero de 2017

La vía verde del Plazaola, cerrada entre semana

Han empezado a sacar madera de las laderas frente al caserío Beines, en el Leitzaran, a 12 kilómetros de Andoain (un poco más arriba de Olloki).

Como la saca la están haciendo directamente desde la vía verde del Plazaola, y hay serio riesgo de accidentes, mientras duren los trabajos van a cerrar la vía verde entre semana. Los domingos estará abierta; sobre los sábados no tengo noticias.
Así que paciencia, una vez más.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Inturia y el canal de la ferrería

Buenas noticias: han quedado a la vista nuevos restos de arqueología industrial  en el valle del Leitzaran, concretamente en Inturia.

La ferrería de Inturia, situada en el río Leitzaran, funcionó desde al menos 1467 hasta 1808. Durante sus dos últimos siglos de vida fue propiedad de la familia Oquendo (marqués de San Millán).

Hasta hace poco más de un año los únicos restos reconocibles de la ferrería (aparte de la vivienda) eran bastante escasos: una pared contra el monte, un poco de escoria y la última parte del canal (180 metros). En 1954, por ejemplo, aún quedaban parte de las paredes de los talleres, pero posteriormente se rellenó toda la zona con tierra y piedras para permitir el paso de camiones madereros.


En 2016 ha concluido el derribo del embalse de regulación de Bertxin (conocido como presa de Inturia). Entre otras consecuencias, al bajar el nivel del río a su estado original ha quedado a la vista la mitad superior del canal de la ferrería. Bueno, más exactamente la talla que se hizo en la roca allí donde fue preciso. Ha ocurrido, además, que este año ha sido bastante seco, con lo que el bajo nivel del agua ha permitido recorrer esta zona sin problemas (mi agradecimiento a Javier Salbarredi por la “expedición”).

Además del canal había alguna remota esperanza de que también se conservasen restos de la presa (probablemente de madera), pero parece que no es así, sobre todo teniendo en cuenta que el lecho del río ha sido removido por excavadoras en toda la zona.

Hemos perdido un elemento patrimonial (la presa derribada), pero en esta ocasión se ha compensado con un nuevo hallazgo.

martes, 13 de septiembre de 2016

Burdina taldea y el Leitzaran - 2016

Las ferrerías son una de las principales riquezas del patrimonio cultural del valle del Leitzaran. A pesar de ello, sus restos son escasos, mal conservados, siguen siendo destruidos y no reciben ninguna atención de las instituciones.

Eso da aún más valor al trabajo que los voluntarios de Burdina Taldea están haciendo en el valle. Además de recuperar y difundir hornos caleros, antiguos molinos, “lina-putzuak”, centrales, lavaderos… dedican también su tiempo a las ferrerías del Leitzaran.


Este año han comenzado a trabajar en dos de ellas. Por un lado la ferrería de Olaberria, en Andoain. De ella apenas quedaban trozos de las paredes del caserío, pero hace poco han quedado a la vista la presa y el canal. Burdina Taldea está estudiando y topografiando estos restos, y también ha comenzado a hacer prospecciones para determinar el antiguo trazado del canal.

Por otro lado han comenzado a estudiar los restos de la ferrería de Inturia, en Elduain. Para ello se ha limpiado y desbrozado la zona donde estuvieron los talleres (donde aún quedan unas paredes), y en sucesivas jornadas seguirán con la limpieza del canal, para poder hacer diversas catas.

Burdina Taldea está formado exclusivamente por voluntarios que aportan algo de su tiempo libre a rescatar nuestro patrimonio arqueológico, industrial y cultural. ¡¡¡ANIMAOS A COLABORAR!!! ES GRATIS.

jueves, 1 de septiembre de 2016

De Burgos a Pasaia, pasando por el Leitzaran

Este 31 de agosto se ha iniciado una singular travesía: una ruta carreteril en la que tres carretas de bueyes y vacas serranas transportarán, a lo largo de 18 días, un cargamento de pez y alquitrán desde Burgos hasta Pasaia. La ruta durará 18 días, y tendrá etapas comprendidas entre 5 y 23 kilómetros. El día 15 de septiembre se hará el tramo Leitza-Andoain por la vía verde del Plazaola.


¿Por qué ese cargamento de pez y alquitrán? Pues porque eran los materiales usados en los antiguos astilleros para calafatear e impermeabilizar los cascos de los barcos. Y se traían, entre otros sitios, desde Burgos mediante carretas de bueyes.

La Factoría Marítima Vasca ALBAOLA (que organiza el evento, junto con la Real Cabaña de Carreteros, de Quintanar de la Sierra, Burgos) está construyendo en su pabellón de Pasaia una réplica del ballenero vasco San Juán, del siglo XVI. Y para ello va a utilizar la pez y el alquitrán traídos de Burgos, como antaño.

El San Juán, fabricado en Pasaia, se hundió en las costas de Terranova (Canadá) en 1565. En 1978 arqueólogos canadienses encontraron sus restos bajo el agua, y desde entonces ha sido estudiado durante más de treinta años.

Esta actividad de reconstrucción se enmarca dentro de la Capitalidad Cultural Europea Donostia/San Sebastián 2016, y cuenta con el apoyo científico del Gobierno de Canadá.

Tenéis toda la información en www.gurdibidea.com, en este tríptico de la XVI ruta carreteril, y en la página de Albaola.

miércoles, 31 de agosto de 2016

Los postes de luz de Santolas...

...a veces eran simples árboles.

Los postes “de verdad” (unos palillos de hormigón armado) llevaban la electricidad desde la central de Santolas (en el río Leitzaran) hasta Andoain (Portu Hermanos, luego Celulosas de Andoain).

Pero esa electricidad viajaba también a otro destino mucho más cercano, el caserío Olloki. Y si humilde era el destino, también lo era el transporte: dos alambres soportados por postecillos de madera y, si venía bien, por estratégicos árboles a los que se clavaban un par de aisladores de porcelana.


Los postes de hormigón han desaparecido casi todos, y los de madera todos. ¿Y los árboles? Pues resulta que queda uno, ya agonizante, que se ha caído hace poco sobre el río. Está en la pista que lleva a la central de Santolas, antes de su última curva a la izquierda; la próxima riada casi seguro se lo llevará por delante.

Mientras tanto, aún podemos contemplar las dos piezas de baja tecnología que sobresalen tímidamente.

sábado, 27 de agosto de 2016

La antigua presa de Olaberria

Han quedado a la vista los restos de la que fue presa de la ferrería de Olaberria, en el río Leitzaran (en Andoain).

Básicamente están formados por un murete de hormigón hecho con escorias y polvo de mineral calcinado (llamativo por su color oscuro), que se ve en unos diez metros de largo y que está reforzado con unos troncos de madera; esta presa se continúa con un trozo del arranque del antiguo canal, del mismo material.


Unos metros aguas arriba asoman tímidamente del suelo unas maderas, restos de otra presa de madera seguramente más antigua que la de hormigón. Son un testimonio muy modesto.

Olaberria fue la ferrería leizaranesa que más tarde cerró: aparece trabajando en 1862. A pesar de todo, no nos queda casi ningún vestigio de ella; tan sólo unos trozos de las paredes del caserío/vivienda de la ferrería. De ahí que esta presa adquiera aún mayor valor.

Su aparición permanente ha sido posible por el derribo de la presa de la central de Otita (posteriormente aprovechada por Truchas Erreka), pues antes estaba cubierta permanentemente por este embalse. Sólo se veía en las pocas ocasiones en las que la presa de Otita era vaciada para su mantenimiento.

Os cuento todo esto porque tengo mis dudas de que estos restos vayan a permanecer intactos mucho tiempo. Por eso os animo a que os acerquéis a verlos.

Por un lado tienen que ampliar por debajo la escala de peces de la presa de la vecina central de Olaberria, pues se ha quedado “colgando” al haber bajado el nivel del agua del río. Es casi seguro que la maquinaria que empleen para ello va a arrollarlo todo impunemente.

Por otro lado, las maderas, al haber quedado al aire, comenzarán a pudrirse lentamente, y además ahora están mucho más expuestas a las avenidas del río, con lo que su futuro tampoco parece muy halagüeño.