lunes, 8 de agosto de 2016

GR285, esa ruta desconocida

En nuestros montes se han solido señalizar o balizar los senderos de montaña desde hace muchas décadas, casi siempre con marcas pintadas de algún color. Era la época de los libros-guía de montaña: Peña Basurto, Peña Santiago, Imanol Goikoetxea...

Esos senderos señalizados fueron organizándose de la mano de las federaciones y clubs de montaña: surgieron así los senderos de Gran Recorrido (GR), de Pequeño Recorrido (PR) y Senderos Locales (SL), convenientemente catalogados. Su grado de divulgación es muy variado. Unos están muy bien documentados, mientras que otros son incógnitas totales.

Esta pasada primavera han balizado un nuevo sendero, y en verano le han puesto carteles. Gracias a ello sabemos que se trata del GR285, llamado "Mendibai ibilbidea" según rezan los carteles. Las marcas que yo he visto están en el puente de Inturia, por el que el sendero cruza el río Leitzaran, y corresponden al tramo Tolosa-Ereñotzu. En el cartel también hay una referencia a Donostia 2016 (DSS2016) y a GR Sarea, una red de GRs que al parecer están creando entre DSS2016 y la Diputación Foral.


Y digo al parecer porque ahí se terminó toda la información conocida. Gracias a algún foro montañero he podido saber que es una ruta que une Elgoibar con Behobia, con 128 km de recorrido, atravesando los cinco grandes ríos guipuzcoanos.

Ruta desconocida, de verdad. ¿Tanto cuesta publicar estos recorridos en internet? Se trata de un proyecto financiado con dinero público. Un mapa, unos tracks, unas rutas en ibilbideak o wikiloc. Da la sensación de que no quieren que la gente recorra estos caminos. ¿Con qué criterios se han realizado? ¿Quién los firma? ¿Quién los va a mantener en el futuro? ¿Por qué los esconden no los publican (o sea, hacerlos públicos)?

jueves, 28 de julio de 2016

Abierta la Vía Verde del Plazaola

Buena noticia: desde hoy (28 de julio) está abierta de nuevo la vía verde del Plazaola, cerrada hasta ahora en Inturia (a siete kilómetros de Andoain).

A finales de marzo de 2015 el terreno de la vía verde comenzó a derrumbarse hacia el río, si bien no representaba peligro. Pero en noviembre, a raíz de las lluvias caídas, se acentuó el desprendimiento, por lo que se decidió el cierre de la vía verde. A mediados de mayo pasado se anunció el comienzo de las obras para estabilizar la ladera desprendida, por lo que de nuevo se anunció que la vía verde quedaba cerrada. Aunque las obras no han terminado del todo, ya se ha abierto el tránsito tanto de peatones y ciclistas como de vehículos autorizados, aunque la apertura es provisional.


Desde que la vía se cerró en noviembre se pusieron cierres y carteles, pero coches, bicis y caminantes siguieron pasando. Cuando se volvió a cerrar en mayo los cierres volvieron a ser derribados. Incluso en plena realización de las obras se ha seguido transitando... por la propia obra. Los carteles y los cierres ¿eran sólo para salvar la responsabilidad si a alguien le sucedía algo?

martes, 26 de julio de 2016

Autobús al Leitzaran

Desde este pasado 23 de julio el ayuntamiento de Andoain ha puesto en marcha un autobús que comunica el pueblo con el lugar de Otita, en el valle del Leitzaran, y que ciculará hasta el 28 de agosto.

El autobús funciona los sábados, domingos y festivos, y hace seis viajes diarios, con horarios de salida desde Andoain a las 11:00, 12:00, 13:00, 18:00, 19:00 y 20:00.

Su recorrido es el siguiente: Parque Leizaur (parada de autobús de Laboral-kutxa), Beheko plaza, Olagain, Puente Lizarkola, Olazar y Otieta.

Este servicio permite acercarse a uno de los puntos neurálgicos del valle sin necesidad de coger el coche.


Como dato curioso, el vehículo es de la marca turca OTOKAR.

sábado, 11 de junio de 2016

Conoce Olloki - Vía verde del Plazaola

Además de disfrutar de un bonito paseo en un entorno natural como es la vía verde del Plazaola, os propongo aprovechar la ocasión para conocer algunos rincones del valle del Leitzaran que están muy a mano, y que poseen un alto valor histórico y patrimonial. En resumen, sitios verdaderamente privilegiados.

Olloki (antiguamente Olloquiegui) está en el centro del Leitzaran guipuzcoano, a diez kilómetros de Andoain, ocho del parking de Otita (centro de visitantes) y diez de Plazaola (accesible con coche desde Urto). También es uno de los puntos con más elementos interesantes de todo el valle.

La ferrería

El más importante es la ferrería de Olloquiegui (ferrería = fábrica donde antiguamente se extraía hierro metálico a partir de mineral). En 1415 ya estaba funcionando, así que tiene al menos seis siglos de antigüedad, y estuvo trabajando hasta mediados del siglo XIX. Las ruinas de esta ferrería eran las mejor conservadas del valle, hasta que a mediados de los ochenta fueron sepultadas por toneladas de tierra y piedras sacadas en el dragado de una presa.


Entre 2011 y 2013 el colectivo Burdina Taldea realizó trabajos de restauración en los que han sacado a la luz parte de la obra hidráulica de la ferrería. Vale la pena ver los antiguos arcos que han quedado a la vista.

Junto a la ferrería se encuentra su viejo puente (zubi zahar); también ha sido restaurado por Burdina Taldea. También veremos dos casas, viviendas de la ferrería: Karponea, al lado de ésta (en bastante mal estado), que fue vivienda de los operarios en la última etapa de la fábrica, y sobre un cerro próximo el caserío Biskai (Olloki haundi), vivienda del ferrón.

La estación

Junto a la vía verde se hunde poco a poco la que fue coqueta estación de Olloki, del ferrocarril de Plazaola. Y junto a ella los restos de otro pequeño edificio. Frente a ambos se alza el depósito de agua para las locomotoras de vapor.

La fábrica de celulosa y la central subterránea

En un lugar tan apartado como este hubo una fábrica de pasta de papel, de la que aún podemos visitar algunas ruinas. Llaman la atención las pilas holandesas. Las viviendas de los obreros de esta fábrica están cayéndose totalmente.

Junto a esa fábrica está otra singularidad: la central subterránea de Olloki, excavada a unos ocho pisos bajo tierra. Sólo veremos la caseta de acceso, y la estación transformadora.

Y detrás de la fábrica, una presa: fue primero la presa de la ferrería, luego sirvió para la fábrica y por último para la central subterránea. Data de 1740.

Y todo esto en un pañuelo.

Nota - Dejad las vallas, puertas, etc. que pasemos tal como estaban (abiertas o cerradas), pues puede haber ganado.

domingo, 29 de mayo de 2016

“Extrañas” escorias en Ameraun

En el lugar de Ameraun (valle del Leitzaran), bajo el frontón y a la izquierda de las anteparas, asoman tímidamente entre la tierra unas escorias de la ferrería que hubo en este lugar. Probablemente fueron depositadas como relleno, aunque algunas de las escorias de los niveles más bajos están solidificadas entre las piedras (colada de escorias), lo que indica que proceden de un horno muy cercano. Hasta aquí hay poco de novedoso.

Recientemente (a finales de 2015), en el pequeño talud existente entre el frontón y el río, se han depositado unas nuevas escorias de procedencia desconocida. Aparentemente, y por su aspecto, no parecen haber estado muy expuestas a la intemperie, y lucen un vivo color oxidado.


Entre ellas destaca una, tanto por su tamaño como por su forma. La cara superior tiene forma elíptica, de 50 por 80 cm, y por el lado opuesto su forma es algo redondeada; tiene un palmo de espesor. Es como si se hubiese solidificado en el fondo, por ejemplo, de un horno.

Hay un problema serio: estas escorias no tienen ningún valor si no se ponen en contexto. Es necesario conocer, como mínimo, de dónde proceden, para poder relacionarlas con un origen concreto. Lo único que sabemos seguro es que han sido transportadas hace sólo unos meses hasta su ubicación actual. ¿Dónde se encontraban hasta ahora? ¿Quién las tenía o las ha descubierto? ¿Por qué aparecen ahora estas escorias, y en este lugar?
Actualización - Todo tiene su explicación. Hace unos meses se retiró la base de un antiguo poste eléctrico, y para ello se removió el suelo; fue entonces cuando aparecieron estas escorias. Probablemente todo el suelo de esta zona del frontón esté repleto de escorias.

lunes, 16 de mayo de 2016

El cierre de la Vía Verde del Plazaola

A raíz de un corrimiento de tierras, a finales de noviembre de 2015, se cerró la vía verde del Plazaola guipuzcoana a la altura del túnel 25, cerca de Inturia y de la derribada presa del mismo nombre. El cierre oficialmente afectaba a todo tipo de vehículos, bicis y peatones. Lo publiqué en este blog (El desprendimiento de Inturia) y en mi página web del Leitzaran.

Lo cierto es que, a pesar de los avisos y carteles, los usuarios de este camino han seguido pasando junto al desprendimiento con más o menos normalidad, a mi entender por dos motivos: la falta subjetiva de peligro (en particular para peatones y ciclistas), y la nula vigilancia de la prohibición de tránsito.

¡Por fin! van a comenzar las obras de reparación del desaguisado. La empresa encargada estima que los trabajos pueden durar hasta tres meses. AVISO: obviamente, ahora SÍ VAN A CERRAR la vía verde, por la presencia de maquinaria y porque al estar actuando sobre ese terreno el riesgo es aún mayor.


Lo increible es que este cierre "definitivo" se ha anunciado sólo en la edición local (Andoain) de un periódico (El Diario Vasco), cuando van a verse afectados muchos usuarios de la vía verde procedentes de muchos lugares y que no tienen acceso a esa información. Más aún, los carteles que en su día se instalaron en Plazaola (el otro acceso guipuzcoano a la vía verde) hace tiempo que desaparecieron. ¡Bravo por Ura.!

sábado, 2 de abril de 2016

La pagoda de Beriñas se está cayendo

¿Hay algún médico en la sala?

Porque la cariñosamente llamada “pagoda” de Beriñas (a pesar de la ausencia de curvas propia de las pagodas) se está cayendo.

No es exactamente patrimonio cultural (¿o sí?), pero si estuviese en Donostia se habría calificado como “romántico”, con toda la protección que ello conlleva (o sea, ninguna, como la cúpula del Bellas Artes).

Algún lector de este blog conocerá, sin duda, al propietario o inquilino de Beinez. Estaría bien convencerle (o ayudarle) para que simplemente coloque un par de tirantes sujetando el palomar a la ladera del monte para que no se caiga.