martes, 17 de noviembre de 2015

De puentes y caminos antiguos: Mustar-Ameraun

En un artículo medianamente técnico siempre hay detalles que se quedan fuera, vivencias que no se pueden contar, pues no es el lugar adecuado. Esa fue una de las razones que me animó a crear este blog: crear un txoko para esas pequeñas historias. En este caso, el artículo en cuestión es sobre el camino de Mustar a Ameraun.

Cualquiera que haya enredado un poco alrededor del acueducto de la central de Ameraun se habrá preguntado qué pinta ahí el puentecito de aspecto casi medieval que parece Sancho al lado de Don Quijote (os animo a deteneros aquí a disfrutar del lugar).


Por el sur la cosa está clara, aún quedan restos del camino que lo unía con el puente de la ferrería de Mustar. Pero después de atravesar el puente no se ve por dónde continuaba el camino: se llega a la orilla del canal, y punto. Ahora bien, el puente es bastante más viejo que el canal.

Desde el borde del canal se adivina más allá de la orilla opuesta el trazo de un antiguo camino. Pero ¿cómo llegar a él, sin cruzar el canal? Y es que a veces nos obcecamos en busca de una solución concreta, sin usar el pensamiento lateral.

La cosa fue tan tonta como, en lugar de subir hasta el canal, seguir por la base de su muro de piedra, y llegar al punto por el que el canal salva el curso del arroyo Antxakadi... ¡Con un precioso arco, por el que es posible pasar por debajo del canal al otro lado! [FACEPALM]

Trepando un poco se llega a un muro por el que el camino vadeaba el arroyo. Se ve el camino procedente del puente,que después del arroyo comienza a subir en dirección a Ameraun. Y aunque estaba, como siempre, bastante sucio, era posible recorrer una ruta que llevaba posiblemente más de un siglo (desde que se hizo el canal) sin usarse. Al llegar a un pequeño espolón desaparece, pero luego es posible localizarlo de nuevo y seguir por él hasta que se junta con una pista trazada sobre el antiguo recorrido, y que nos lleva hasta Ameraun. Misión cumplida: ya sabemos para qué era el puente.

Por cierto, si desde la vía verde cruzamos el puente y nos dirigimos a la derecha en vez de hacia el canal, bajaremos hacia el río, y se puede ver aquí también el antiguo camino. Una vez en la orilla tendremos enfrente el estribo de otro puente más antiguo.

Atención: El puente en cuestión está rompiéndose. Es peligroso pasar por él.